Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Las molestias oculares leves pueden ser consecuencia de numerosos factores. Mediante el correcto seguimiento y cuidado se pueden evitar, o en su defecto, aliviar esas molestias. Una de las molestias oculares más frecuentes es el ojo seco. Ésta es una patología bastante común, sobre todo en las personas mayores. La sensación de picor, arenilla, sequedad ocular, enrojecimiento o dificultad para abrir los ojos por la mañana son algunos de los síntomas orientativos de esta patología.

Se puede definir el ojo seco como una alteración en la película lagrimal que motivaría el daño en la superficie ocular y que produce las molestias. Existen dos causas de ojo seco, dependiendo de su origen. La insuficiencia lagrimal y el exceso de evaporación.

Los síntomas más comunes son la sensación permanente de sequedad, la fatiga ocular, la quemazón o la irritación, la sensación de arenillas o el escozor. En cualquier caso, un rasgo que puede ayudar a detectar esta afección es el empeoramiento a lo largo del día. También se puede considerar la coincidencia de los síntomas con algunos factores externos, como ambientes secos y fríos, o internos, como el embarazo o el uso de algunos medicamentos.

Muchos de los pacientes que presentan estas molestias suelen ser etiquetados de alérgicos. En realidad son personas con una insuficiente lubricación ocular a los que se les puede ayudar sin necesidad de medicaciones que les conlleve otros riesgos. En ausencia de otras patologías que sean causantes del ojo seco, las lágrimas artificiales son la mejor y muchas veces la única alternativa para el tratamiento de esta patología. En cualquier caso, el tratamiento del ojo seco es difícil y muchas veces frustrante, ya que las causas que lo motivan, en la mayoría de los casos, no tienen un tratamiento satisfactorio específico.

En el mercado farmacéutico existe una amplia gama de productos con la finalidad de dar mayor humedad al ojo. Abarcan desde preparaciones en forma de pomadas oftálmicas nocturnas a lágrimas con o sin conservantes, más espesas o más fluidas. El objetivo es ir buscando el tratamiento que mejor tolerancia presente y suponga un mayor alivio para el paciente.

El paciente también puede adoptar algunas medidas higiénicas para evitar agravar el proceso. Evitar aires acondicionados, ventiladores, calefacciones excesivas, lugares cargados de humos, corrientes de aire o polución ambiental pueden ser medidas preventivas óptimas.

No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas.

(Última modificación:05/07/2017 12:43)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.