Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública

La enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una enfermedad crónica del aparato digestivo que se define como una intolerancia permanente al gluten, que en individuos predispuestos genéticamente, ocasiona una lesión en la mucosa del intestino delgado. El intestino delgado en condiciones normales, está recubierto de unas protuberancias microscópicas que son las vellosidades intestinales, encargadas de la absorción de los alimentos. Cuando se introduce el gluten se produce, en los individuos predispuestos, una atrofia severa de las vellosidades, que conlleva a una mal absorción de los nutrientes: proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas, con una repercusión clínica muy variable.


El gluten es una proteína que se encuentra en los cereales, como el trigo la cebada y el centeno. Por el contrario el gluten no se encuentra ni en el arroz, ni en el maiz, por lo que estos dos cereales pueden ser consumidos por los enfermos celiacos. La enfermedad celíaca afecta a 1 de cada 150 personas y la padecen individuos genéticamente presdispuestos, se puede presentar tanto en niños como en adultos. Los síntomas son muy variados siendo los más frecuentes la pérdida de apetito y de peso, diarrea con deposiciones blandas y voluminosas, distensión abdominal, alteración del carácter, retraso en el crecimiento del niño, anemia, alteración del esmalte dentario y aparición de aftas.


El tratamiento para esta enfermedad crónica se basa en una dieta sin gluten estricta y de por vida. El realizar correctamente la dieta conlleva una importante recuperación clínica y funcional, así como la normalización de la mucosa intestinal. Desde el punto de vista práctico la dieta se basa fundamentalmente en la eliminación del gluten, por lo que hay que llevar una dieta lo más natural posible, basada en alimentos frescos y naturales que en su origen no contienen gluten como leche y sus derivados, carnes pescados y huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, aceites y grasas, y cereales sin gluten como el maiz y el arroz.


Cuando el gluten es eliminando de la dieta, el intestino delgado empezara a sanar y la salud en general mejorará, dependiendo de la extensión del daño intestinal los signos y síntomas pueden tardar mas en remitir. El abandono de la dieta sin gluten en los enfermos celíacos puede conllevar complicaciones como infertilidad y oscurecimiento del esmalte de los dientes. Además, la enfermedad celíaca se puede asociar a otras enfermedades crónicas y muchas de ellas de carácter autoinmune como la diabetes mellitus tipo I o la artritis reumatoide.


No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

(Última modificación:27/02/2017 12:00)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.