Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

La halitosis se define como un cuadro de olor desagradable del aliento. La intensidad del mal aliento no siempre es constante, de hecho, se puede producir un aumento del olor en circunstancias como al despertar, tener la boca seca o consumir café.. En general la halitosis se relaciona con la mala higiene oral o se debe a la existencia de caries dental o enfermedad periodontal.
 
El origen de este mal olor, que proviene de la parte posterior de la lengua, parece estar en un goteo de material mucoso de origen postnasal. Dicho goteo es hidrolizado por las bacterias de la boca, produciendo moléculas pequeñas, intensamente olorosas en muchos casos. Las bacterias que participan en la generación del mal olor son muy diversas y forman parte de la flora mixta que habita en la cavidad oral. Existen otros orígenes del mal aliento aunque son mucho menos frecuentes. Así, también se acompañan de halitosis algunas enfermedades pulmonares y metabólicas y también puede aparecer como signo clínico inespecífico en cuadros como el estreñimiento crónico. 
 
El tratamiento de la halitosis pasa necesariamente por actuar sobre su origen. Para ello, es imprescindible el empleo de cepillo y otros dispositivos de limpieza dental, así como dentífrico y soluciones para el enjuague. En cualquier caso, es necesario un intenso cepillado de dientes. Los productos farmacéuticos actualmente autorizados se limitan a una acción meramente desodorante que no modifica las causas del mal olor de aliento, sino que tan sólo se limitan a camuflarlo.
 
Los niños pequeños generalmente tienen un aliento de olor agradable. Por ello la aparición de halitosis puede sugerir la existencia de infecciones respiratorias, lo que indica la necesidad de acudir al médico. Otro motivo para el mal olor del aliento en los niños pequeños es la presencia de cuerpos extraños en la nariz. Cuando el olor proviene fundamentalmente de la nariz en un niño mayor o en un adulto, el origen suele estar en la existencia de sinusitis, pólipos, sequedad de la mucosa, presencia de cuerpos extraños o congestión mucosa.
 
Es importante informar a la persona con halitosis acerca de algunos hábitos claramente contraproducentes. Uno de ellos consiste en fumar para ocultar la halitosis. Al margen de los evidentes efectos nocivos del tabaco, fumar puede exacerbar la enfermedad periodontal y el goteo postnasal. Por otro lado, la combinación del propio olor del tabaco y del sujeto puede producir efectos aun peores que los que se pretendía solucionar. Aunque antiguamente se consideraba a la halitosis como un problema insoluble, hoy en día puede ser resuelto satisfactoriamente en la gran mayoría de los casos.
 
No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

(Última modificación:27/02/2017 12:00)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.