Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

 

La Organización Mundial de la Salud ha advertido sobre la alta prevalencia de falta de vitamina D en la población, especialmente en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis, y ha calificado de "esencial" esta vitamina en los tratamientos de dicha enfermedad. De esta manera la institución sanitaria ha querido destacar este problema en relación con el aumento del riesgo de sufrir fracturas de cadera, columna y muñeca, las más frecuentes entre este tipo de pacientes.
 
La osteoporosis se caracteriza por la pérdida de masa ósea y el deterioro del hueso que puede desencadenar en fracturas que generalmente requieren de hospitalización y tienen carácter incapacitante. Según diversos estudios, el 97 por ciento de los pacientes hospitalizados por una fractura no traumática (por ejemplo, una caída menor) presentaba unos niveles inadecuados de vitamina D, lo que además era generalizado entre las mujeres de todo el mundo.
 
A pesar de que los pacientes son debidamente informados de esta deficiencia y sus consecuencias, raramente deciden seguir estos consejos y solo una de cada cinco mujeres con osteoporosis toma suplementos de vitamina D. Nuestro metabolismo necesita vitamina D para absorber el calcio, ya que si no tiene suficiente cantidad de esta vitamina, el cuerpo obtiene el calcio que necesita del existente en el esqueleto, lo que debilita nuestros huesos y evita que se forme material óseo nuevo y fuerte.
 
La vitamina D se puede obtener de dos maneras: por la piel y de la dieta. La vitamina D se produce naturalmente en el cuerpo después de exponerse a la luz del sol. Exponerse al sol por quince minutos es más que suficiente para producir y almacenar toda la vitamina D que necesita. El consumo necesario de vitamina D puede obtenerse también de suplementos o alimentos ricos en esta vitamina como yemas de huevo, pescado de agua salada e hígado.
Recuerde, una dieta rica en calcio es sólo una parte de un programa de prevención o tratamiento de la osteoporosis.
 
Al igual que el ejercicio físico, consumir calcio suficiente es una estrategia que ayuda a fortalecer los huesos a cualquier edad. Pero es posible que esos métodos no sean suficientes para detener la pérdida de material óseo causada por los estilos de vida, los medicamentos o la menopausia. Es importante consultar con su médico para determinar si necesita un medicamento para la osteoporosis además de la dieta y el ejercicio.
 
No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.

 

(Última modificación:24/02/2017 14:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.