Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública

ADENOMA DE PRÓSTATA

El adenoma de próstata, también conocido como Hiperplasia benigna de próstata, es una enfermedad habitual en los hombres a partir de los 50 años. Consiste en un aumento del tamaño de la próstata que presiona la uretra o lo que es lo mismo, el tubo que comunica la vejiga con el exterior, y dificulta la salida de orina. Parece relacionarse con los cambios hormonales que se producen en los varones con la edad. Por lo tanto, la hiperplasia benigna de próstata significa, simplemente, que la próstata crece, pero no es un cáncer ni necesariamente da lugar a cáncer. Se han relacionado incorrectamente ambas enfermedades porque los síntomas pueden ser parecidos, pero, en cualquier caso, el médico realizará las pruebas necesarias para confirmar una u otra enfermedad.
 
Debido a la presión, es característico en estos pacientes la dificultad para orinar y el goteo al finalizar la micción, así como la debilidad del chorro de orina. Por otra parte, aumenta la frecuencia de orinar, tanto por el día como por la noche, y el paciente suele tener la sensación de que el vaciado de la vejiga no ha sido completo. Para reducir las molestias, hay que evitar ingerir grandes cantidades de líquido en poco tiempo. Asimismo hay que tener paciencia al comenzar a orinar, ejerciendo una presión progresiva de los músculos, nunca bruscamente. Tampoco se debe retener la orina, sino acudir al servicio tantas veces como sea necesario.
  
Por otra parte, se deben eliminar las comidas con alimentos muy fuertes, como embutidos, picantes, salazones y especias, y disminuir el consumo de alcohol, ya que posee efecto irritante sobre la próstata y los conductos urinarios. Es aconsejable caminar y se debe intentar mantener un ritmo intestinal diario.
 
La hipertrofia benigna de próstata se puede tratar con diversos medicamentos. Estos sirven para reducir los síntomas, pero no curan la enfermedad. No obstante, si existe retención urinaria importante, si se forman cálculos, si se elimina sangre por la orina, si existen infecciones continuas, o si los medicamentos están contraindicados, el médico valorará la operación quirúrgica. Así, la cirugía por hipertrofia de próstata es la segunda operación quirúrgica mas frecuente, después de la de cataratas, en los varones de mas de 65 años. El resultado es una gran mejora en la calidad de vida del paciente.  
 
Sin embargo, el hecho de tener adenoma de próstata no significa necesariamente que se necesite tratamiento, ya que muchos hombres tienen pocos o ningún problema urinario. De cualquier forma se debe acudir al médico periódicamente para que controle la evolución de la enfermedad y ante cualquier duda del tratamiento, no olvide consultar a su farmacéutico. Además es conveniente que a partir de los 50 años, todos los hombres sanos se sometan a una revisión médica periódica para determinar el estado de su próstata. 
 
No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas. Y recuerde que la intervención farmacéutica supone una elevada garantía en el proceso global de adecuación, efectividad y seguridad de los tratamientos con medicamentos.
 

(Última modificación:24/02/2017 15:00)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.