Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública

DIETA CARDISALUDABLE

Llamamos dieta cardiosaludable a aquella que, además de no tener consecuencias negativas para nuestra salud, previene la aparición de enfermedades cardiovasculares. Las enfermedades cardiovasculares son más habituales en los países del norte de América y Europa que en los de la cuenca mediterránea. Este hecho se asocia al mayor consumo de grasas saturadas en dichos países. La dieta mediterránea se caracteriza por un alto contenido en frutas, aceite de oliva, vegetales y pescado, y un menor contenido en grasas saturadas, y es considerada por muchos como una dieta cardiosaludable.


Los componentes de la dieta más perjudiciales para la salud cardiovascular son las grasas saturadas, el colesterol y el contenido calórico. Por el contrario, los más beneficiosos son los ácidos grasos monoinsaturados y, en menor medida, los ácidos grasos poliinsaturados y la fibra. Por ello la dieta cardiosaludable se basa en reducir el consumo de grasas de origen animal, evitar el exceso de calorías y favorecer la alimentación a base de frutas, verduras, aceite de oliva, pescado y fibra. En general, se aconseja que las grasas constituyan menos del 30% del total de calorías.


Como norma general en una dieta cardiosaludable podemos clasificar los alimentos en tres grupos: alimentos recomendables, los que se deben reducir y los que se debe evitar. Entre los que debemos evitar se encuentran la carne de cerdo y sus derivados; la carne de cordero; carnes rojas en general y hamburguesas; leche entera y derivados, y productos hechos con manteca o mantequilla. También debemos evitar los alimentos ricos en colesterol como la yema de huevo y la mayonesa; así como los alimentos hipercalóricos que son los dulces, azúcares refinados, mermelada, miel, chocolate y helados.


Debemos consumir con moderación ternera, liebre, leche y derivados desnatados, margarinas, huevos, frutos secos, café y té. Por último, entre los alimentos recomendables señalar el aceite de oliva, pescado blanco y, sobre todo, azul, las aves como el pollo y el pavo; verduras, frutas, hortalizas, legumbres, cereales y pan integral.


Otros consejos que nos permitirán seguir una dieta cardiosaludable son retirar toda la grasa visible de la carne y eliminar la piel de las aves, asar las carnes en lugar de freír, no utilizar condimentos, reducir el consumo de sal. También es importante disminuir el consumo de bebidas alcohólicas y no fumar. Por último recuerde que hacer ejercicio físico regularmente, contribuye a adelgazar y a controlar el colesterol y la tensión arterial.


No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento.
 

(Última modificación:24/02/2017 15:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.