Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

El Dolor es una sensación desagradable provocada por una estimulación  de las terminaciones nerviosas sensitivas. Es un síntoma fundamental de inflamación y es muy valioso para el diagnóstico de muchas enfermedades y trastornos. En ocasiones se trata sólo de una molestia, como un ligero dolor de cabeza, pero a veces puede ser muy intenso, continuo o intermitente. Una vez reconocido el origen del problema, la "utilidad" del dolor se pierde y se convierte en un sufrimiento inútil. 

Se puede  clasificar al dolor de acuerdo a su duración  en dolor  agudo y  dolor crónico y  a su intensidad en leve, moderado o severo. Puede ser percibido con distinta intensidad de acuerdo a la personalidad del individuo, a las circunstancias y al tipo del dolor, ya que posee un  cierto carácter subjetivo. Un ejemplo de dolor agudo es el producido cuando nos quemamos, durante el parto o cuando se sufre un ataque cardíaco. 

En contraste el dolor crónico es un dolor mantenido o recurrente, presente durante un período de tiempo prolongado, debido a distintas enfermedades y trastornos. Un ejemplo de este tipo de dolor es el sufrido en la artrosis. En el paciente con dolor crónico es habitual la presencia de trastornos psicoafectivos que alteran su entorno familiar y laboral. Son significativas las manifestaciones depresivas en forma de alteraciones del sueño, irritabilidad o desinterés, convirtiéndose el dolor no en un síntoma como en el caso del dolor agudo, sino en una enfermedad y puede acompañar al individuo durante parte importante de su vida, disminuyendo su calidad de vida y provocando mucho sufrimiento. Así un 30% de los ancianos acuden a la consulta médica por dolores óseos y de las articulaciones. Siendo una de las causas más comunes de consulta médica en España. 

Actualmente disponemos de diferentes tipos de fármacos y técnicas aplicables al tratamiento del dolor. Se utilizan fármacos analgésicos y antiinflamatorios de diferentes clases, según la naturaleza del dolor. Los analgésicos más utilizados son el ácido acetil salicílico, el paracetamol y  el ibuprofeno. Para el tratamiento de dolores agudos leves o moderados se utiliza también diferentes técnicas, como la aplicación de calor, frío,  o friegas alcoholicas. El frío además de reducir la sensación dolorosa disminuye la inflamación, con lo cual es muy útil en dolores producidos por contusiones o golpes. Por otro lado el calor produce el efecto contrario y se utiliza para la relajación muscular e incrementa el flujo de sangre en la zona dolorida, siendo muy útil en las lumbalgias. 

El tratamiento ha de ser personalizado y hay que evitar la automedicación incontrolada. El uso indiscriminado de analgésicos como el acido acetilsalicilico puede traer problemas derivados de su uso indebido y abusivo como ulcera gastroduodenal. Hay que seguir siempre las indicaciones del especialista. Se recomienda acudir al médico en casos de dolores repentinos, muy dolorosos y si causa justificada. y acudir al farmacéutico ante cualquier duda.
 

(Última modificación:27/02/2017 13:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.