Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

La gota es un síndrome causado por el depósito de cristales de monourato sódico en diversas partes del organismo, habitualmente articulaciones. Se suele presentar como monoartritis inflamatoria, principalmente de la articulación metatarsofalángica del 1º dedo del pie (el “dedo gordo”), o del tobillo y rodilla, aunque también puede dar lugar a otros cuadros clínicos.
 
Se asocia a aumento de ácido úrico o hiperuricemia, sin embargo, hasta un 40 % de pacientes presentan niveles de acido úrico en sangre normales en el momento de padecer algún episodio sintomático de la enfermedad. A la hora de establecer el tratamiento, hay que tener en cuenta que hay que actuar sobre dos aspectos: el dolor articular y el aumento del ácido úrico.
El ataque agudo de gota no suele durar más de 7-10 días, pero debido a la intensidad del dolor, siempre requiere tratamiento. Para ello podemos usar antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) o colchicina durante 1 o 2 semanas. El empleo de estos fármacos, el reposo y la descarga de la articulación, y la  aplicación de frío local suele ser suficiente. Si no lo es, pueden usarse en segunda línea los corticoides.
 
El tratamiento de la hiperuricemia no está muy claro, y el objetivo tampoco es mantener los niveles por debajo de los límites normales (<7.0 mg/dL). Referente a la hiperuricemia asintomática, parece existir consenso en que no es necesario un tratamiento farmacológico, a no ser que existan niveles muy elevados.
 
Si los niveles de acido úrico se mantienen muy elevados, a largo plazo pueden dar lugar a un cuadro de gota crónica, que se caracteriza clínicamente por dolor poliarticular persistente de leve a moderado, con inflamación de algunas articulaciones, y se acompaña de destrucción de tejido articular y óseo. En estos casos se debe utilizar tratamiento específico para reducir el ácido úrico.

(Última modificación:24/02/2017 16:00)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.