Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Formulada por el médico alemán Samuel Hahnemann a finales del siglo XVIII, la homeopatía es una disciplina médica basada en el principio de la similitud: lo semejante cura lo semejante. Este método curativo, cuyos remedios proceden en su mayor parte de fuentes vegetales, se complementa con las leyes de las dosis infinitesimales y la analogía o individualización. El médico homeópata analiza individualmente a cada paciente y elige el medicamento que aplicará de acuerdo con las teorías de similitud, y lo aplicará en dosis minúsculas que incentiven la respuesta del cuerpo para curar la enfermedad.
 
Para descubrir las propiedades básicas de la homeopatía Hahneman en 1789 experimentó sobre sí mismo los efectos de varias dosis de quinina. Sorprendido, observó que había desarrollado los síntomas de la malaria. Hahneman concluyó que la corteza de quina o quinina podía curar la malaria, ya que producía los síntomas de la enfermedad en personas sanas.
 
Los experimentos de Hahneman le permitieron también descubrir el principio de las cantidades infinitesimales: a menor dosis, mejor respuesta del paciente. Cada individuo respondía de manera distinta a un mismo tratamiento, lo que le llevó a establecer que los métodos homeopáticos no son aplicables por entero a una enfermedad, sino a cada paciente en particular. En otras palabras, para la homeopatía no existen enfermedades, sino pacientes con unos síntomas determinados.
 
Para tratar estos síntomas, el homeópata dispone de distintos medicamentos. En su mayoría proceden del mundo vegetal - de los 2.800 existentes, 1.200 son vegetales- aunque también se utilizan medicinas de origen animal y mineral. En su elaboración toma una importancia capital la elección de las sustancias, de las que se extraerá la Tintura Madre que dará origen al medicamento. El método de dilución y dinamización consigue que una mínima cantidad de Tintura Madre diluida en un vehículo inerte tenga efectos sobre el organismo, lo que permite estimular el organismo sin causarle efectos indeseados.
 
La terapéutica homeopática se basa en el conocimiento por parte del médico homeópata de todos los síntomas del paciente, que le servirán para elegir el medicamento adecuado y el tratamiento óptimo de la enfermedad. La relación y comunicación entre médico y paciente es la base del éxito de la medicina homeopática. Su campo de acción es básicamente el de los síntomas temporales de enfermedades menores y el mantenimiento de una buena calidad de vida de los enfermos crónicos.
 
Existen algunas importantes diferencias entre la medicina convencional y la homeopática. Recuerde que la homeopatía intenta estimular al organismo para que se recupere por sí mismo utilizando las menores dosis de medicamento que permitan evitar el riesgo de agravar las reacciones del enfermo.
 
No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas. Y recuerde que la intervención farmacéutica supone una elevada garantía en el proceso global de adecuación, efectividad y seguridad de los tratamientos con medicamentos.
 

(Última modificación:24/02/2017 16:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.