Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública

Infecciones cutáneas por hongos

Las infecciones provocadas por hongos presentan importantes diferencias con las de origen bacteriano. Una de ellas es que las células fúngicas son más evolucionadas, más complejas y, en definitiva, mucho más parecidas a las células humanas. Esto implica, en última instancia, que los medicamentos activos sobre los hongos con capacidad patógena para el ser humano deben actuar mediante mecanismos bioquímicos basados en las pocas diferencias existentes entre las células fúngicas y las humanas.
 
Afortunadamente, la mayor parte de las infecciones provocadas por hongos en el ser humano tienen un carácter superficial (epidérmico). Una de las infecciones más frecuentes, son las micosis en los pies. Durante el verano, los baños en piscinas y playas aumentan la exposición de los pies a la humedad y a las altas temperaturas, lo que favorece la aparición de esta infección. El término micosis engloba a aquellas infecciones de la piel, mucosas y/o anejos cutáneos, como las uñas, producidas por hongos.
Además de aspectos climatológicos o ambientales, del calzado o la higiene inadecuada, algunas enfermedades favorecen la aparición de micosis, como son la diabetes o la inmunodepresión.
El tratamiento de las micosis se basa en las medidas de higiene adecuadas:
 
-          Lavar diariamente las zonas susceptibles y secarlas por completo.
-          Cortar adecuadamente las uñas de manos y pies.
-          Evitar la hiperhidrosis utilizando ropa de algodón o lana.
-          No usar calzado oclusivo ni ropa que no transpire.
-          Utilizar polvos desodorantes en caso de exceso de sudoración.
-          Usar zapatillas en duchas y aseos  públicos.
 
Salvo que se trate de lesiones muy extensas, suele ser suficiente el tratamiento tópico. En general, se usan aerosoles o polvo para lesiones en pliegues y lesiones húmedas. En las uñas, si la lesión es reciente y poco extensa, lacas o soluciones. En el resto de las lesiones, las cremas o pomadas dan  buenos resultados. Existen comercializadas cremas que asocian un antifúngico con un antiinflamatorio; esto produce una respuesta inicial más rápida y un mayor alivio de la sintomatología.

(Última modificación:24/02/2017 16:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.