Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública

MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS

La medicina homeopática se basa en la curación de una enfermedad con medicinas que causen sus mismos síntomas en personas sanas. El origen del medicamento homeopático es, en su mayor parte, vegetal. De las casi 2.800 sustancias empleadas en esta disciplina médica, más de 1.200 son de origen vegetal, y el resto se reparten entre animales y minerales.
 
La Ley de Garantias y uso racional de los medicamentos (Ley 29/2006), considera medicamento homeopático, de uso humano o veterinario, el obtenido a partir de sustancias denominadas cepas homeopáticas con arreglo a un procedimiento de fabricación homeopático descrito en la Farmacopea Europea o en la Real Farmacopea Española o, en su defecto, en una farmacopea utilizada de forma
oficial en un país de la Unión Europea. Un medicamento homeopático podrá contener varios principios La fabricación de los remedios homeopáticos parte de la selección adecuada de la Tintura Madre, la sustancia inicial de la que se obtendrán las diluciones homeopáticas. Esta selección implica la recogida de los vegetales en las mejores condiciones para que la Tintura Madre sea de la mayor calidad posible. En el caso de los animales se incide en la cría y extracción adecuada de los órganos que servirán como base para el remedio. En cuanto a los minerales, es importante seguir los criterios de pureza y valorar su contenido metálico.activos.
 
En la preparación del medicamento homeopático hay que tener en cuenta dos operaciones fundamentales: la dilución, que consiste en la distribución de la sustancia en un vehículo inerte, generalmente el alcohol; y la dinamización, un proceso por el cual la solución se agita enérgicamente para conseguir potenciar su efecto. La potencia del medicamento depende de su dilución y dinamización: cuanto mayores sean estos procesos, mayores efectos tendrán las sustancias obtenidas.
 
Los medicamentos homeopáticos suelen presentarse en forma de gránulos, comprimidos, gotas o ampollas bebibles. Es importante en su administración cuidar varias normas: evitar tomarlos con sustancias de olores fuertes, como menta, cebollas o ajo, ya que podrían reducir su efecto; evitar ingerirlos con café; y no comer hasta pasados al menos 10 minutos desde su ingesta. Es recomendable tomarlos con agua, y los momentos más apropiados son la mañana, antes de cepillarse los dientes, y la noche, una hora después de cenar.
 
Aunque todavía se desconoce mucho respecto al mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos, lo cierto es que su éxito en campos como la pediatría, la veterinaria o la agricultura refuerzan su posición frente a la medicina convencional. A menudo se ha tachado a los homeópatas de abusar de la coincidencia, no tratan la enfermedad sino que dejan que siga su propio curso, y del efecto placebo o poder de sugestión, si bien algunas de estas objeciones plantean serias dudas.
 
Lo cierto es que los medicamentos homeopáticos, gracias a los principios de cantidades infinitesimales y analogía, consiguen curar a los pacientes si se emplean de forma adecuada a cada caso.
 
No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas. Y recuerde que la intervención farmacéutica supone una elevada garantía en el proceso global de adecuación, efectividad y seguridad de los tratamientos con medicamentos.

(Última modificación:27/02/2017 13:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.