Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública

Trastornos tiroideos

La glándula tiroides es la principal responsable del control metabólico del organismo. Las hormonas tiroideas regulan la producción y actividad de numerosos enzimas, el metabolismo de otras hormonas y la utilización de sustratos, vitaminas y minerales. Por todo ello, van a afectar no sólo al crecimiento, diferenciación y desarrollo, sino también a la función de la mayoría de los tejidos.
 
Estas hormonas son derivados tetra y triyodados del aminoácido tirosina (T3 y T4), que una vez liberadas al torrente circulatorio, se unen en una elevada proporción a las proteínas plasmáticas, que actúan como reservorio de hormona. La desyodación periférica de T4 da lugar a T3, que se considera la hormona activa. Una pequeña fracción libre penetra en las células donde ejerce su acción al interactuar con receptores nucleares específicos  El tejido tiroideo está especializado en captar y aprovechar el yodo para optimizar la producción hormonal.
 
La patología del tiroides es compleja y difícil de clasificar. Puede tener causa genética, inflamatoria, autoinmune o neoplásica. En todos los trastornos se observa una alteración de la secreción hormonal, tanto por exceso (hipertiroidismo) como por defecto (hipotiroidismo).
 
El bocio es la manifestación clínica más común asociada a la patología tiroidea. Se trata de un abultamiento del cuello debido a un aumento del tamaño de la glándula por diferentes causas. Una causa común es la deficiencia endémica de yodo, actualmente, en retroceso gracias a la yodación de alimento básicos. Las lesiones inflamatorias del tiroides se denominan de forma general tiroiditis, su etiología es variada y pueden dar lugar tanto a hipertiroidismo como a hipotiroidismo.
 
El hipotiroidismo es una situación caracterizada por la existencia de niveles plasmáticos bajos de hormonas tiroidea. Sus consecuencias son muy diferentes dependiendo del grado de desarrollo del sujeto. La causa más frecuente de hipotiroidismo es la deficiencia de yodo en la dieta y ésta es la causa más importante prevenible de daño cerebral en el feto y el recién nacido (provoca un cuadro grave de deficiencia mental –cretinismo- y de retraso psicomotor en el niño). La suplementación con yodo en el embarazo previene el cretinismo y optimiza el desarrollo intelectual y el crecimiento del niño. En el adulto se manifiesta con sensación de fatiga, lentitud en las funciones intelectuales, pérdida de memoria, somnolencia, sensación de frío, ganancia de peso, y estreñimiento. Su progresión puede conducir a la aparición de mixedema (tumefacción de la piel, xerodermia, voz ronca, edema periorbital, párpados superiores caídos..), y, en caso de complicarse, provocar coma mixedematoso con una alteración hidroelectrolítica que puede  provocar la muerte.
Para el tratamiento del hipotiroidismo se dispone de hormona tiroidea de síntesis que puede administrarse por vía oral. En caso de emergencia (coma mixedematoso) debe corregirse el desequilibrio hidroelectrolítico y efectuar tratamiento sintomático mientras se alcanza el efecto terapéutico de la hormona tiroidea administrada.
 
El hipertiroidismo se manifiesta con nerviosismo, pérdida de peso, intolerancia el calor, fatiga, etc.
El tratamiento del hipertiroidismo presenta varias alternativas:
-          los denominados fármacos antitiroideos.
-          la administración de yoduro.
-          el yodo radiactivo.
-          Como coadyuvantes pueden emplearse los beta-bloqueantes, el diltiazem o los glucocorticoides.
 
En los sujetos que no responden al tratamiento, o si existe un bocio de gran tamaño, se recurre al tratamiento  quirúrgico.    

(Última modificación:24/02/2017 17:59)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.