Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Destacados ciudadanos

Dieta mediterránea

Dieta mediterránea

Ha sido objeto de múltiples estudios por sus propiedades beneficiosas para la salud, observándose una relación directa con el aumento de la esperanza y calidad de vida

Cada16 de octubre se celebra el “Día Mundial de la Alimentación”, jornada promovida por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En esta edición 2012, el lema elegido es “Las cooperativas agrícolas alimentan al mundo”, para estimular una mayor atención a la producción agrícola en todos los países, base de la dieta mediterránea y de una alimentación saludable. 

Según la propia FAO, la calidad de la dieta durante los últimos 40 años ha ido empeorando, y actualmente es demasiado rica en grasas, concretamente saturadas, azúcar y colesterol.  Aunque la población de los países mediterráneos sigue una dieta considerablemente más saludable que otras zonas, la conocida “dieta mediterránea”, la calidad de la misma también se ha deteriorado. 

Se denomina dieta mediterránea a aquella que está basada en el siguiente patrón alimentario: alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras y legumbres) y cereales, una ingesta moderada de pescado y lácteos, y un bajo consumo de carne. Prevalece el consumo de lípidos insaturados, en particular de aceite de oliva, frente a saturados. La dieta mediterránea ha sido objeto de múltiples estudios por sus propiedades beneficiosas para la salud, sobre todo en el marco de las enfermedades cardiovasculares, observándose siempre una relación directa con el aumento en la esperanza y en la calidad de vida.

La adopción de una dieta inadecuada y un estilo de vida cada vez más sedentario, han hecho que se incrementen con gran rapidez los índices de obesidad en los países en desarrollo.

Recomendaciones para una dieta saludable:

  • Reducir la ingesta de azúcares (pasteles, chucherías, helados, etc). Sustituir por edulcorantes.
  • Disminuir el consumo de alimentos grasos, sobre todo de origen animal, y aceites.
  • Disminuir la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (verdura, fruta, cereales integrales, etc.).
  • Beber abundante cantidad de agua al día. (aprox. 2 litros).
  • Reducir el consumo de sal.
  • Realizar 4-5 comidas al día. No “picar” entre horas.
  • Masticar lentamente; sentado y facilitando la digestión.
  • La cena debe ser ligera.
  • Es preferible que la cocción de los alimentos sea al horno, vapor, plancha o en “papillotte” (envueltos en papel aluminio).
  • Hacer ejercicio físico de forma regular.

No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas.

(Last Modified Date:10/05/2017 10:19)

Portalfarma SiteMap

© 2020 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.