Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Destacados ciudadanos

Medicamentos y calor

Las altas temperaturas del verano son un factor a tener en cuenta por su posible influencia en los tratamientos, así como en la conservación de los medicamentos.

Las altas temperaturas que se registran durante el período estival pueden influir en los tratamientos farmacológicos, especialmente si estos son crónicos y si se trata de pacientes polimedicados, o de edad avanzada.

La Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) publica cada año un documento sobre seguridad en caso de ola de caloren formato .pdf. En concreto, consta de información sobre el buen uso de los medicamentos, la adecuada conservación de los mismos, y contiene asimismo recomendaciones específicas para pacientes con situaciones clínicas especiales en caso de ola de calor.

Algunos consejos para la utilización de los medicamentos en caso de ola de calor

  • Revisar si los medicamentos que se están utilizando pueden alterar la adaptación del organismo al calor y, en caso de que así sea, utilizarlos con mayor precaución.
  • Consultar al especialista para que evalúe la necesidad de estos tratamientos en términos de beneficio-riesgo individual y suprimir o sustituir los que no sean adecuados ni indispensables.
  • Evitar la prescripción de antinflamatorios no esteroideos, especialmente nefrotóxicos en caso de deshidratación.
  • Cuando se prescriba un diurético, se debe verificar que la ingesta de líquidos y de sodio están adaptadas.

En caso de ola de calor algunos medicamentos pueden favorecer o agravar un golpe de calor, como ocurre con aquellos que:

  • provocan alteraciones en la hidratación y / o trastornos electrolíticos: diuréticos.
  • pueden afectar la función renal: antiinflamatorios no esteroideos, antihipertensivos, algunos antibióticos y antivirales, y en general todos aquellos que puedan producir nefrotoxicidad.
  • poseen un perfil farmacocinético que puede ser afectado por la deshidratación: sales de litio, antiarrítmicos, digoxina, antiepilépticos, algunos antidiabéticos orales y los hipocolesterolemiantes.
  • pueden alterar la termorregulación central o periférica: antidepresivos y antipsicóticos, algunos antimigrañosos, dextrometorfano y tramadol, antihistamínicos, algunos broncodilatadores, hormonas tiroideas, entre otros.

Algunas recomendacioness para una adecuada conservación de los medicamentos

  • En caso de temperaturas externas elevadas, los medicamentos que deben conservarse entre 2 y 8 ºC deben utilizarse tan pronto como se hayan sacado del frigorífico.
  • Los medicamentos que se deben conservar a una temperatura inferior a 25 ó 30 ºC suelen presentar un límite superior de tolerancia y el rebasar puntualmente estas temperaturas no tiene consecuencia sobre la estabilidad o la calidad de estos medicamentos. No obstante, hay que supervisar también las condiciones de conservación de este grupo de fármacos.
  • Los estudios de los medicamentos que no comportan ninguna mención especial de conservación demuestran que no se degradan cuando son expuestos a temperaturas de 40°C durante 6 meses.
  • Algunas formas farmacéuticas (supositorios, óvulos, cremas,…) son bastante sensibles a elevaciones de temperatura. En este caso, no es el principio activo el que es sensible al calor.
  • Cuando los particulares transportan sus medicamentos, deben aplicarse las mismas precauciones de conservación, utilizando una nevera portátil en el caso de que sea necesario. En cualquier caso, el resto de medicamentos no deben estar expuestos mucho tiempo a temperaturas elevadas como las que frecuentemente se alcanzan en los maleteros o los habitáculos de los coches expuestos a pleno sol.

Más información:Información sobre el buen uso de los medicamentos en caso de ola de calor. AEMPS, 2016 en formato .pdf

No lo olvide: Pregunte siempre a su farmacéutico. Él le informará sobre éstas y otras cuestiones relacionadas. Y recuerde que la intervención farmacéutica supone una elevada garantía en el proceso global de adecuación, efectividad y seguridad de los tratamientos con medicamentos.

(Última modificación:15/04/2017 1:00)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.