Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Destacados Profesionales

Ingesta ácidos grasos omega-3

Recomendaciones nacionales e internacionales de ingesta de ácidos grasos esenciales omega-3 en los diferentes periodos de la vida

Los ácidos grasos omega-3 son necesarios en todas las etapas de vida, pero hay dos periodos críticos para la adquisición de los ácidos grasos esenciales omega-3: durante el desarrollo fetal, y

después de nacer, hasta que el desarrollo bioquímico en el cerebro y la retina se ha completado. Los ácidos grasos esenciales son el ácido linoleico (LA) y el ácido alfa-linolénico (ALA), que a su vez son precursores de las series omega-6 y omega-3, respectivamente.

Actualmente no hay suficientes bases científicas para poder determinar cuál debe ser la cantidad en la dieta de estos ácidos. No existen datos concretos establecidos de ingestas recomendadas, sino datos de ingesta en relación con requerimientos mínimos y objetivos nutricionales para ellos. En principio, se debería suministrar la cantidad necesaria de los dos ácidos grasos esenciales, pero en la práctica es algo más complejo.

En base a la bibliografía, se pueden establecer las siguientes recomendaciones:

  • EMBARAZO: Los ácidos grasos esenciales LA y ALA, así como sus derivados de cadena larga, ácido araquidónico (AA) y docosahexaenoico (DHA), deben ser aportados desde la circulación materna a través de la placenta para la formación de triacilglicéridos y fosfolípidos. Durante la gestación, la mujer embarazada debería ingerir diariamente al menos 200 mg de DHA.
  • LACTANCIA MATERNA: El contenido de DHA en la leche humana oscila alrededor de 30 mg por cada 100 g, mientras que en la leche de otros mamíferos, particularmente en la de vaca, oveja o cabra, el DHA es casi inapreciable. Diversos estudios muestran que, al suplementar a mujeres lactantes con dosis farmacológicas de DHA, los niveles de DHA en su leche aumentaron correlaccionadamente. Durante la lactancia, la madre debería ingerir diariamente al menos 200 mg de DHA.
  • ALIMENTACIÓN EN LACTANTES Y NIÑOS DE CORTA EDAD: En recién nacidos pretérmino se recomienda que las fórmulas contengan al menos un 35% del total de ácidos grasos como DHA y un 0,4% como AA. En niños nacidos a término, el contenido de los preparados para lactantes debe contener una relación LA/ALA entre 5 y 15. No existe actualmente ninguna directiva o reglamento relacionado con la alimentación complementaria para lactantes y niños de corta edad donde se establezcan unos límites al contenido de ácidos grasos esenciales en alimentos infantiles distintos a los alimentos elaborados a base de cereales.
  • OBJETIVOS NUTRICIONALES PARA LA POBLACIÓN EN GENERAL: Para cubrir la cantidad diaria de DHA se aconseja un consumo de pescado azul fresco de 2 veces por semana (ración de 150 g). Hay que tener en cuenta que, debido a la ingesta diaria admisible de metil-mercurio por consumo de pescado, se recomienda precaución a las mujeres embarazadas, mujeres en fase de lactancia y a niños de corta edad (entre 1 y 30 meses). En estos casos, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda, en línea con la misma recomendación a nivel europeo, el consumo de una amplia variedad de pescados, evitando consumir asiduamente las especies con niveles de mercurio más elevados (p. ej., pez espada y tiburón), cuyo consumo debe limitarse a una ración semanal (1 ración = 100 g). La Sociedad Internacional para el Estudio de Ácidos Grasos y Lípidos (ISSFAL) sugiere como recomendación nutricional la cantidad de 0,65 g/día de DHA más 1 g/día de ácido alfalinolénico.
  • MENOPAUSIA: Aunque no se dispone de suficiente evidencia científica, diversos estudios realizados muestran cómo la suplementación con DHA y ácido eicosapentaenoico (EPA) podría mejorar los síntomas depresivos y disminuir la frecuencia de sofocos en mujeres menopáusicas.

    Las autoridades sanitarias recomiendan un aumento de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, en especial los de cadena larga (EPA y DHA). En los países donde el consumo de pescado es muy bajo es interesante buscar estrategias válidas para que los individuos alcancen las cantidades de EPA y DHA recomendadas.

Fuente: Vocalía Nacional de Alimentación del Consejo General de Farmacéuticos.

Más información: Revista Farmacéuticos nº 377

(Last Modified Date:26/02/2017 0:00)

Portalfarma SiteMap

© 2020 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.