Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública – Campañas

Fiebre hemorrágica Crimea-Congo

Recientemente se han detectado los dos primeros casos de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) registrados en España y en Europa Occidental. Este hecho, la gravedad de los síntomas y la elevada mortalidad asociada, han situado a esta enfermedad como un tema de actualidad sanitaria.

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos, para mantener informados y actualizados a los profesionales farmacéuticos, ha publicado el informe Fiebre hemorrágica Crimea-Congo en formato .pdf (acceso colegiados).

¿Qué es la FHCC?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) es una enfermedad provocada por un virus (Nairovirus) de la familia Bunyaviridae transmitido por garrapatas. El nombre del virus está relacionado con el reconocimiento clínico de la enfermedad a Crimea en 1944 y el primer aislamiento del virus en Congo en 1956.

Puede haber transmisión entre seres humanos en casos de contacto estrecho con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas.

¿Cuál es su distribución geográfica en Europa?

En Europa, según el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC), se han reportado casos en Albania, Bulgaria, Kosovo, Turquía y la antigua Unión Soviética. En Grecia, se reportó el primer caso humano de infección FHCC en el verano de 2008. En los pasados días se detectaron los dos primeros casos de FHCC en España, debidamente confirmados, que también eran los primeros registrados en Europa Occidental. Corresponden a una persona infectada en el campo por una garrapata, en la provincia de Ávila, y a la enfermera que atendió a este paciente, posiblemente por contagio a partir de contacto con fluidos biológicos del primero.

¿Cómo cursa la enfermedad?

La duración del periodo de incubación depende del modo de contagio del virus. Después de la picadura de garrapata, la fase de incubación es generalmente de uno a tres días, con un máximo de nueve. El periodo de incubación tras el contacto con sangre o tejidos infectados es normalmente de cinco o seis días, con un máximo documentado de 13 días.

Los síntomas comienzan de forma súbita con fiebre, mialgia, mareo, dolor y rigidez de cuello, lumbago, cefalea, irritación de los ojos y fotofobia. Puede haber náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y dolor de garganta al principio, seguidos de alteraciones de la conducta, pudiendo además aparecer dolor abdominal en el cuadrante superior derecho, con hepatomegalia detectable.

Otros signos clínicos posibles son taquicardia, adenopatías, y erupción petequial en las mucosas internas, que pueden dar lugar a otros fenómenos hemorrágicos más masivos. Normalmente hay signos de hepatitis (que puede llegar a ser necrótica), y los pacientes muy graves pueden sufrir un rápido deterioro renal, o insuficiencia hepática o pulmonar repentina después del quinto día de enfermedad. Entre los pacientes que se recuperan, la mejoría comienza generalmente al noveno o décimo día tras la aparición de la enfermedad.

¿Existe tratamiento o profilaxis?

No se dispone de un tratamiento específico para la enfermedad, por lo que se recurre a un tratamiento general de sostén para controlar los síntomas y mantener las constantes vitales.

Es difícil prevenir o controlar la infección en los animales y las garrapatas, debido a que tanto el ciclo garrapata-animal-garrapata como la infección de los animales domésticos suelen pasar desapercibidos. Además, las especies de garrapatas que pueden actuar como vector son numerosas y están muy extendidas. No se dispone de vacunas para los animales ni para los humanos.

Debe indicarse que la mayoría de las garrapatas no están infectadas, y aunque lo estuvieran, si se realiza una extracción pronta y adecuada de las mismas una vez se han adherido al cuerpo, es muy probable que no transmitan infección. Por otro lado, debe recordarse que no hay evidencia de transmisión de la enfermedad entre humanos durante el periodo de incubación, en ausencia de síntomas, ni de contacto ocasional no próximo.

Documentos y enlaces de interés

(Última modificación:31/01/2017 14:04)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.