Web de Portalfarma

Idiomas

Este Portal utiliza cookies propias para mejorar sus servicios y prestarle una experiencia online más satisfactoria al optimizar la navegación por el mismo. Si Vd. continúa navegando entendemos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies del Consejo General

Navegación

Salud Pública – Campañas

Información sobre medicamentos y conducción seguridad vial

Índice de contenidos:

1. Algunos datos estadísticos de interés

2. ¿Por qué se producen los accidentes?

3. Alcohol y fármacos: factores de riesgo

4. Las enfermedades también pueden afectar al conductor

5. Cómo pueden afectar los medicamentos a la conducción

1. Algunos datos estadísticos de interés Subir

Cada año, se producen cerca de 45.000 muertes y más de 3 millones de heridos por accidentes de tráfico en Europa. En las carreteras españolas, se registraron 2.626 accidentes mortales durante el año 2006.

En España, en torno a un 5% de los accidentes de tráfico, están relacionados con los medicamentos y, en la mayoría de los casos, el paciente desconoce el riesgo potencial y no ha recibido información específica sobre el efecto del tratamiento en la capacidad de conducción por parte de los profesionales sanitarios.

En España , según el Instituto Nacional de Estadística, el 1,8% de las defunciones tienen su origen en un accidente de tráfico. Estos, constituyen actualmente la quinta causa más frecuente de muerte , sólo por detrás de las enfermedades cardiovasculares, las neoplásicas, las respiratorias y las digestivas.

Los accidentes de tráfico pueden deberse a factores ambientales, factores relacionados con el vehículo y al denominado “error humano”, en cuyo caso, la ingestión de alcohol, drogas ilegales y algunos medicamentos , puede desempeñar un papel relevante.

Un 17,3% de los conductores afirma estar bajo tratamiento farmacológico y se estima que, en aproximadamente en el 26,4% de los casos, estos medicamentos contienen una advertencia sobre su posible relación con la capacidad de conducción.

Este hecho se ve agravado porque el 76,5% de los pacientes, afirma no haber recibido advertencias sobre el efecto de su medicación a la hora de conducir.

A esto se suma el que muchos pacientes se automedican (en torno al 25-30% de la población) y no conocen los riesgos que pueden suponer todos esos medicamentos a la hora de conducir.

En la Unión Europea , los fármacos con un mayor efecto negativo sobre la conducción son las benzodiazepinas , justo por detrás del alcohol (con una prevalencia del 7-14% y 41% de los casos, respectivamente). La prevalencia de la presencia de opiáceos oscila entre el 1 y el 4%. Otros principios activos que se encuentran con frecuencia son antihistamínicos H1 , relajantes musculares y antidepresivos tricíclicos.

Además, los accidentes de tráfico generan un coste anual de 16.000 millones de euros, unos 400 euros por ciudadano y año, en concepto de hospitalizaciones, materiales de los vehículos y gestiones sociales e indemnizaciones. Una adecuada gestión preventiva permitiría utilizar estos recursos para otros problemas de salud pública.

2. ¿Por qué se producen los accidentes? Subir

  En un accidente de tráfico pueden influir:

Factores humanos:

El denominado “error humano” es el factor determinante de dos terceras partes de los accidentes y la ingestión de alcohol, drogas ilegales y algunos medicamentos, desempeñan en ellos un papel relevante. Al menos el 10% de los muertos o lesionados por accidentes de tráfico, habían tomado algún fármaco psicoactivo.

Algunos autores subdividen estos factores en:

- aquellos que reducen la capacidad de conducción:

  • A largo plazo: Inexperiencia, envejecimiento, determinadas enfermedades y discapacidades, alcoholismo crónico, abuso crónico de drogas y de psicótropos.
  • A corto plazo: Somnolencia, fatiga, intoxicación alcohólica, uso circunstancial de medicamentos o de drogas, comidas copiosas, estrés psicológico, distracción temporal.

- aquellos que promueven comportamientos arriesgados:

  • A largo plazo: Sobrestimación de las capacidades propias, actitudes machistas, exceso habitual de velocidad, incumplimiento habitual de la normativa de tráfico (adelantamientos, señales de detención, etc), no usar el cinturón de seguridad, adopción de posturas inadecuadas para la conducción, etc.
  • A corto plazo: Consumo circunstancial de pequeñas cantidades de alcohol (desinhibición), uso circunstancial de drogas psicotrópicas, comportamiento suicida, uso ilegal del automóvil (sin permiso de conducir, para fines criminales, etc), actos compulsivos, etc.
Factores ambientales:

En este apartado se podrían incluir las características de la vía (errores en el trazado de las carreteras, deficiencias en la señalización y en el desarrollo de normas de circulación, estado de conservación de las carreteras, etc), así como las incidencias climatológicas (lluvia, niebla, hielo, etc).

Factores relacionados con el vehículo (deficiencias mecánicas):

Los accidentes pueden producirse como consecuencia de errores en el diseño industrial de los vehículos pero, con mayor frecuencia, en caso de excesiva antigüedad del vehículo o consecuencia de su mal estado de conservación.

Desde el punto de vista de la conservación, el principal responsable de accidentes es el deterioro de los neumáticos (la mitad de los casos), las deficiencias de frenos y de iluminación (14%), dirección (5%) y sobrecarga o mala distribución de la carga (3%).

En España, la mayoría de los accidentes de tráfico son debidos a la falta de experiencia, al comportamiento agresivo o temerario (no siempre es lo mismo), al consumo de alcohol, de drogas o de medicamentos, y al cansancio y la somnolencia.

3. Alcohol y fármacos: factores de riesgo Subir

El 23,7% de la población afirma consumir alcohol a diario y el 10,3% toma medicamentos conjuntamente.

El consumo de alcohol se considera como uno de los factores más frecuentemente asociados a los accidentes de coche en España, cifrándose entre un 30% y un 60% las muertes por accidente en donde los conductores habían ingerido alcohol y/o medicamentos susceptibles de modificar las condiciones psicofísicas del individuo. En el caso de los accidentes nocturnos, este porcentaje llega al 65%.

Obviamente, estas circunstancias no han sido pasadas por alto por la legislación en los diferentes países. Así, en el Reglamento General de Circulación de España (RD13/1992), se especifica en su artículo 27 que:

  • No podrá circular por las vías objeto de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, el conductor que haya ingerido o incorporado a su organismo drogas tóxicas o estupefacientes, o se encuentre bajo los efectos de medicamentos u otras sustancias que alteren el estado físico o mental apropiado para hacerlo sin peligro.
  • Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves.

4. Las enfermedades también pueden afectar al conductor Subir

La capacidad de conducción de un automóvil (o de manejo de cualquier maquinaria que implique un riesgo para el propio individuo o para los que le rodean) depende, como ya se ha indicado, de una compleja integración de múltiples funciones, de carácter sensorial, cognitivo o motriz.

Los principales problemas patológicos que pueden interferir, en mayor o menor grado, con la capacidad de conducción pueden resumirse en:

  • Cualquier tipo de epilepsia y, en general, los trastornos convulsivos (origen de muchos accidentes).
  • Trastornos psiquiátricos: depresión, angustia, esquizofrenia, ansiedad generalizada, etc. Este tipo de patologías provocan en el paciente pérdida de reflejos, ideas extrañas o peligrosas e inestabilidad emocional. En muchos casos la causa radica en el efecto sedante de sus tratamientos.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Demencias tipo Alzheimer
  • Trastornos del sueño (hipersomnia, insomnio, etc).
  • Alteraciones graves visuales y/o auditivas. (incluidos vértigos)
  • Alteraciones en el aparato locomotor: rigidez articular, dolores musculares que dificultan una adecuada postura de conducción...
  • Enfermedades cardiovasculares: hipertensión arterial no controlada, cardiopatía isquémica, etc.
  • Trastornos endocrino-metabólicos: diabetes (por su riesgo de hipoglucemias que provocan mareo y pérdida de conocimiento en el conductor) , hipo e hipertiroidismo, etc .

Aunque no es lo más correcto incluir las "alergias" en este apartado, al menos hay que hacer una mención al mayor riesgo de accidentes de tráfico en los alérgicos pero, en realidad, a que se tratan, a veces sin ningún control médico, con antihistamínicos.

Ciertamente, no todas las patologías anteriormente citadas afectan de igual manera. En general, el tipo de trastorno, el grado de control de la enfermedad y el cumplimiento del tratamiento son factores determinantes a la hora de determinar la peligrosidad al conducir.

No obstante, la relevancia de las enfermedades como posible factor de riesgo pasa desapercibida en muchas ocasiones. Así, el 6,6 % de los conductores con procesos patológicos considera que su actitud para conducir está deteriorada y, de éstos, sólo el 3,1 % ha dejado de hacerlo.

5. Cómo pueden afectar los medicamentos a la conducción Subir

Los medicamentos pueden perjudicar a la conducción de muy diversas formas, bien porque produzcan un efecto terapéutico contraindicado en caso de manejar maquinaria peligrosa o conducir, o bien como consecuencia de un determinado efecto adverso.

Hay que aclarar, que la relación medicamentos-conducción no es siempre negativa, puesto que el medicamento en cuestión, puede controlar la patología y mejorar la aptitud ante la conducción. En cualquier caso, se ha de evaluar el binomio riesgo-beneficio, e informar detalladamente al paciente.

Los mecanismos generales a través de los cuales un determinado medicamento podría afectar al conductor pueden ser agrupados en los siguientes:

  • Somnolencia o efecto sedante (el 20% de los accidentes de circulación ocurren porque las personas se duermen al volante)
  • Reducción de los reflejos y aumento del tiempo de reacción.
  • Alteración de la percepción de las distancias.
  • Hiperactividad e hiperreactividad.
  • Alteraciones oftalmológicas o de la audición.
  • Estados de confusión y aturdimiento.
  • Alteraciones musculares de carácter agudo (espasmos, calambres, incoordinación motora, etc).

Para consultar una lista de principios activos que pueden afectar a la conducción Pulse aquí. Icono Doc. Acrobat pdf 120 kb.

Presentación “Cuando los fármacos se ponen al volante”. ppt 131 kb.

(Last Modified Date:05/07/2017 12:53)

Portalfarma SiteMap

© 2019 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.