Web de Portalfarma

Idiomas

Navegación

Salud Pública – Campañas

Campaña de Hidratación 2018 - Embarazadas y lactantes

Campaña Hidratación 2018 - CGCOF
Anna Bach Faig
Vocal Provincial de Alimentación
Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona

Pautas de hidratación en embarazadas y lactantes

El agua es un recurso natural indispensable para la vida y esencial como nutriente en nuestra alimentación cotidiana. El agua bebida, junto con la contenida en los alimentos, debería garantizar nuestra correcta hidratación en todas las edades y circunstancias vitales.

Aproximadamente el 70% del cuerpo humano adulto es agua, porcentaje que varía según la edad y el estado de salud en el que se encuentre la persona. Los requerimientos de líquido varían según varios factores, sobre todo la edad, el ejercicio físico y las condiciones climáticas.

La ingestión adecuada de agua total se ha establecido para prevenir los efectos de la deshidratación, que incluyen trastornos funcionales y metabólicos. El concepto de agua total incluye: el agua para beber, otros tipos de bebidas y el agua contenida en los alimentos.

En la mujer embarazada, una parte importante del aumento de su peso se produce a expensas del incremento del volumen de sangre.

El incremento de la temperatura corporal inducido por el embarazo, pueden motivar que la embarazada pierda mayor cantidad de líquidos, con el consiguiente riesgo de deshidratación.

Por otro lado, en el caso de la lactancia, resulta obvia la importancia de mantener una ingesta hídrica adecuada si queremos preservar la calidad y cantidad de la leche y, por lo tanto, el estado nutricional del niño y de la madre.

Tratar de mantener un peso saludable antes del embarazo y durante este, así como realizar ejercicio y mantenerse hidratada son otras formas de favorecer la buena salud de la madre y el bebé y de reducir el riesgo de complicaciones. Mantener los buenos hábitos de alimentación y de estilo de vida después del embarazo también es importante para conseguir una lactancia materna óptima, y para la salud y el bienestar generales.

Recomendaciones generales en mujeres embarazadas y lactantes

  • Las mujeres en etapa de gestación deberían incrementar la ingesta de líquidos totales unos 300 ml al día, siendo los datos siguientes importantes a tener en cuenta:
    • Durante el primer trimestre de embarazo: 2 - 2,5 l/día.
    • Durante el segundo y tercer trimestre de embarazo: 3 l/día.Durante el tiempo en que la mujer mantenga la lactancia materna, es conveniente una hidratación adecuada que garantizará una producción suficiente de leche, siendo este aumento de líquidos en unos 600/700 ml totales más al día, hasta aproximadamente 3 l/día.
  • En caso de realizar actividad física, es recomendable prevenir la deshidratación y los golpes de calor. Es preferible realizar dicha actividad en horario de poca exposición solar (evitando el mediodía) y llevar a cabo una pequeña ingesta hídrica de unos 100-200 ml de líquido cada 10-15 minutos.
  • Se recomienda evitar el consumo de alcohol y reducir el consumo de bebidas estimulantes (cafeína, teína).
  • La ingesta de líquidos debe realizarse en pequeñas cantidades para conseguir la hidratación óptima.
  • Debe seguirse una dieta saludable y variada.

Recomendaciones durante el ejercicio en la mujer embarazada

Las preocupaciones sobre la termorregulación al ejercitarse durante el embarazo se relacionan con las respuestas tanto de la madre como del feto. La temperatura del feto es aproximadamente 0,5 ºC más alta que la de la madre en reposo, de manera que existe un mayor riesgo de hipertermia del bebe durante el ejercicio. La hipertermia puede dañar el crecimiento y la formación del feto.

Después de obtener la aprobación del médico y recibir consejos específicos como ejercicios acuáticos, la mujer embarazada debe evitar la hipohidratación y el ejercitarse en condiciones calurosas, para mantener su temperatura corporal central por debajo de los 38,5ºC. La reposición de fluidos puede incluir carbohidratos, ya que la hipoglucemia es otra preocupación porque podría afectar el crecimiento del bebé y la comodidad de la madre.

No existen razones fisiológicas ni clínicas para contraindicar la utilización de una bebida deportiva normal en mujeres embarazadas, ya que su composición no representa sobrecarga alguna para el cuerpo (100 ml de una bebida deportiva característica tiene alrededor de 6 g de carbohidratos, 46 mg de sodio, y 13 mg de potasio).

Bibliografía

(Última modificación:01/08/2018 11:00)

Portalfarma SiteMap

© 2016 Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Todos los derechos reservados.